La noticia sorpresiva e inesperada de final del año fue la iniciativa presidencial presentada para aprobación de la Asamblea Legislativa, ostentosamente llamada Ley de Integración Monetaria, por medio de la cual a partir del primer día del próximo año 2001, se establece la circulación paralela de dos símbolos monetarios diferentes: el dólar de los Estados Unidos de América y el colón salvadoreño.

Aún más, a partir de esa misma fecha los empleados del sector público serán remunerados salarialmente con la moneda fuerte, e igualmente los bancos quedan sujetos a convertir sus cuentas en esa misma moneda.

Publicado: 2001-01-01