Este año 2014 se realizaron elecciones presidenciales en El Salvador. El cambio de gobierno significa, políticamente, la aplicación de un nuevo plan quinquenal para atender las necesidades y aspiraciones del pueblo salvadoreño. Son muchas y complejas las áreas que debe atender el Estado, para darle vida a la visión de un pueblo que demanda un camino de seguridad y de progreso. Sin ignorar la importancia de las otras áreas que necesitan atención gubernamental, como institución de educación superior deseamos plantear al próximo gobierno y al pueblo salvadoreño el compromiso que el Estado debería asumir frente a la educación del país desde diversas perspectivas, pero con los necesarios sentidos de urgencia y pertinencia.

La lógica de la vida es que cada ser humano que nace viene al mundo para ser útil y feliz. Esta premisa puede concretarse siempre que ese ser humano tenga la
correspondiente oportunidad de desarrollar sus potencialidades y la de cumplir sus perspectivas. Esa oportunidad se llama educación, porque toda educación es progreso; es un cambio para el avance hacia la superación. Para el ser humano, todas las puertas del hacer demandan un determinado nivel de competencias, que le permita iniciarse, desarrollarse y mejorar según el saber alcanzado y la voluntad empeñada en el propósito vivencial de realizarse de cada persona.

Publicado: 2014-04-01