• Número 36 - Junio 2006
    Núm. 36 (2006)

    La Universidad Tecnológica de El Sa lvador está cumpliendo su vigésimo quinto aniversario. Han transcurrido veinte y cinco años desde el momento que una balbuceante iniciativa se lanzó a obtener un espacio en la difícil tarea de contribuir a la enseñanza superior en El Salvador. En estos años, muchos jóvenes salvadoreños han pasado por sus aulas para formarse, a fin de ingresar en el capital humano productivo que, sin lugar a dudas, es necesario para el desarrollo económico y social de el país.

    Es innegable que veinte y cinco años son pocos para una Universidad, puesto que la vida de estas instirucio nes se mide por centurias. El tiempo de vida de nuestra Universidad corresponde a una etapa de infancia institucional, pero también significa el esfuerzo de una comunidad educativa empeñada en alcanzar la excelencia en la tarea que se ha impuesto.

  • Número 35 - Mayo 2006
    Núm. 35 (2006)

    La investigación es un proceso que, mediante la aplicación del método científico, procura obtener información relevante y fidedigna, para entender, verificar, corregir o aplicar el conocimiento.

    Por ello el proceso cognoscitivo está íntimamente vinculado con la investigación y a su vez, ésta última con la docencia y proyección social, que se reflejan en los objetivos planteados en toda investigación y que une objetivos institucionales y profesionales, materializados a su vez en un proceso de aprendizaje continuo.

  • Número 34 - Mayo 2005
    Núm. 34 (2005)

    En toda Universidad el desarrollo de trabajos de investigación es consustancial con la tarea de impartir conocimientos; es más, ambas actidades se complementan y se potencian en la medida que se establecen vasos comunicantes entre ellas para enriquecer su caudal de sabiduría. Por tal razón, la Ley de Educación Superior vigente ha comprometido a todasd las universidades del país a realizar, anualmente, trabajos de investigación en el campo de las carreras académicas que imparten.

    Además se considera que las universidades, en su carácter de centros de estudios superiores de la comunidad, tienen la responsabilidad ética y social de hacer investigaciones sociales, económicas, tecnológicas y de cualquier otra especialidad, en función de proveer a la sociedad de la que forman parte, mayores dimensiones en el campo del conocimiento, el diagnósdco de los problemas fundamentales del entorno y la propuesta de soluciones en la búsqueda de la sociedad del bienestar.

  • Número 33 - Marzo 2005
    Núm. 33 (2005)

    En el transcurso de los últimos años, cada vez más, llegamos a la triste conclusión de que El Salvador es una sociedad violenta. La violencia se ha convertido en un fenómeno social expansivo, que se manifiesta en un amplio abanico de expresiones de la vida cotidiana, desde el seno intrafamiliar, hasta acciones del crimen organizado, el tráfico y consumo de drogas, las maras o pandillas y la violencia institucional.

    Día a día, los medios de comunicación reflejan la crónica colectiva de un emorno que se autodestruye complacientemente, obnubilando valores y rindiendo culto a una moral que se regodea en la ley del más fuerte, en el cinismo y en el irrespeto como norma de comportamiento coleccivo.

  • Número 32 - Agosto 2004
    Núm. 32 (2004)

    Tres son los pilares que la Ley de Educación Superior de nuestro país, ha definido como indispensables en la formación universitaria de nuestros jóvenes: Docencia, Investigación y Proyección Social. Con la docencia el conocimiento se transmite, con la investigación se renueva y con la proyección social, se pone al servicio de la comunidad como un todo.

    Este número de la Revista Entorno está dedicado a reseñar las investigaciones que la Universidad Tecnológica de El Salvador realizó durante el año 2003, en una diversidad temática, que dio cabida para examinar la problemática social, económica, política y cultural del país.

  • Número 31 - Agosto 2004
    Núm. 31 (2004)

    El telón cayó, dando final a un tercer período de gobierno del derechista partido ARENA. A continuación, el telón se abrirá de nuevo, para dar inicio a un consecutivo cuarto período de gobierno. El fondo es el mismo, los actores rambién, pero la trama ha variado.

    El tema de las grandes alianzas, que bien pronto fueron invadidas por una inesperada amnesia, va a ser sustituido por un nuevo tema: un promisorio gobierno con sentido humano, capaz de aliviar todas las expectativas de una sociedad ansiosa de seguridad, empleo y bienestar.

  • Número 30 - Abril 2004
    Núm. 30 (2004)

    Por naturaleza el joven tiene una actitud de búsqueda de su propia identidad, en la cual debe integrar todos sus roles, su proceder y actitud. En esta búsqueda se enfrenta a diferentes situaciones que lo llevan a la inadaptación o adaptación a la sociedad, el problema en El Salvador ha sido que las situaciones de inadaptaciones han sido mayores quehan dado como resultado un fenómeno particular que se les denomina maras.

    Actualmente la juventud tiene un perfil caracterizado por la apatía, de una fase de cada día en exceso de vivir el momento, de imitar todo aquello que sea sagaz, atrevido, incluso aquello que ponga en peligro su vida porque también no la proyecta hacia el futuro, más bien piensa que no existe y que debe aprovechar cada momento disfrutando lo que tiene o logra conseguir. Evidentemente estas actitudes son más evidentes en los jóvenes involucrados en maras.

  • Número 29 - Diciembre 2003
    Núm. 29 (2003)

    Estamos en la víspera del año 2003, a las puertas de un nuevo año que, por corresponder a una transición del poder de las auroridades del Estado, se presenta lleno de expectativas e inquietudes.

    Muchos problemas quedan por resolver, y la sociedad, entendida como la agregación de todos los grupos poblacionales que integran la cotidianeidad de nuestra vida en común, esperan respuestas y acciones que contribuyan a saciar las necesidades y esperanzas de todas las familias salvadoreñas, sin conceder importancia al color político, la clase social, la religión y las formas de ganarse la vida.

  • Número 28 - Septiembre 2003
    Núm. 28 (2003)

    Con mucha frecuencia, cuando se plantean los grandes problemas de las sociedades pobres y subdesarrolladas, se alude a las condiciones de marginación y exclusión que en la totalidad de las actividades de estos conglomerados humanos, se repiten hasca la saciedad en sus formas de vida y en la conducta de sus integranres. Estar marginado significa "encontrarse al margen de" o "fuera de"; el concepto de exclusión implica "que no se forma parte de" o "la no percenencia" de una realidad global o parcial, de la que se debería formar parre por el derecho propio de imegrar una comunidad social, económica y política, pero especialmente humana.

    La exclusión y la marginación se manifiesran en la carencia de una igualdad de oportunidades, en la incapacidad de expresarse políticamente, en la injusticia de hecho y de derecho que privilegia el poder de los grupos económicamence poderosos, en no tener acceso a una simple oportunidad de educación, en estar fuera de la cobertura del sistema de salud, en la diferencia de género, de raza, de elección religiosa y sexual, a diferencia de los modelos de vida y de acrirudes en las sociedades de mayor civilización.

  • Número 27 - Mayo 2003
    Núm. 27 (2003)

    Un enfoque integral de la realidad nacional tiene obligadamente que considerar al menos la situación económica prevaleciente, las características sociales del país y las circunstancias políticas.

    Hablar de realidad nacional conlleva considerar las condiciones en que se desenvuelve la producción, las finanzas públicas, las relaciones comerciales y financieras del país con el resto del mundo, el panorama financiero; áreas todas que pertenecen a lo estrictamente económico.

    Sin embargo, el fenómeno económico ya no puede, ni debe considerarse aisladamente; es causa y efecto del grado de estabilidad social y del entorno polftico. Aspectos como los logros en materia de estabilización social después de los Acuerdos de Paz, el grado de credibilidad que los gobernados tengan de los gobernantes, la calidad de vida de la mayoría de la población, la seguridad personal y jurídica, la igualdad de oportunidades, la sensación de pertenencia de los ciudadanos a su sociedad, la garantía de los derechos humanos, la libertad de participación, son entre otros aspectos los que se hace necesario ponderar en un aná1isis integral de la realidad nacional.

  • Número 26 - Octubre 2002
    Núm. 26 (2002)

    La densidad demográfica, la migración interna, la falta de educación, la pobreza, el desempleo, la desintegración familiar, la pérdida de valores, la influencia de los medios de comunicación y del cine, son, entre otros, los factores que más inciden en los hechos de violencia en el país. Las modalidades y la frecuencia de la violencia que se registra en El Salvador preocupan cada vez más.

    La violencia en general no debe ser vista tan sólo como hechos criminales que deben sancionarse penalmeme. Es necesario examinar a profundidad, en un contexto sociopsicológico, los factores y elementos que contribuyen a la violencia criminal en el país.

    Para unos la violencia no es un fenómeno derivado del conflicto armado o de la pobreza estructural del país únicamente, ya que existen grupos, pandillas o delincuentes organizados; cuya presencia e impacto social responden a motivaciones aparentes de otra naturaleza.

  • Número 25 - Julio 2002
    Núm. 25 (2002)

    Después de una ininterrumpida sucesión de acuerdos de libre comercio con Chile, México, República Dominicana y Panamá, el Gobierno del Presidente Francisco Flores anuncia, como el logro máximo de sus esfuerzos en materia de comercio exterior, el inicio de las negociaciones para un Tratado de Libre Comercio e Inversiones con la más grande potencia económica del planeta: los Estados Unidos de América.

    Los beneficios de esta alianza han sido profusamente publicitados por las instituciones estatales responsables, haciendo énfasis en la generación de empleo, nuevas inversiones y el crecimiento económico en general.

    Estos acuerdos están siendo promovidos por la publicidad gubernamental, como una acción favorable y de beneficios netos, pero la brecha entre la realidad y la fantasía puede ser significativa.

  • Número 24 - Mayo 2002
    Núm. 24 (2002)

    El año 2001 queda registrado como uno de los más difíciles y trágicos momentos de nuestra historia contemporánea. Recién comenzando el año, en el mes de enero, por lo menos dos sismos de significativa magnitud abatieron el territorio salvadoreño.

    El primero con una magnitud de 7.6 a 7.9 grados en la escala de Richter, sacudió todo el terirorio; y posteriormente, el 13 de febrero, un nuevo sismo de magnitud de 6. 1 grados agrava la ya precaria situación de muchas familias, especialmente en el área rural. Desde ahí, la situación esperada para los meses siguientes distó mucho de ser halagüeña.

    Los diversos sectores de la sociedad, el gobierno, los organismos municipales, y las iglesias, principalmente, se dieron a la tarea de la reconstrución ayudados por la buena voluntad y la cooperación de gobiernos e instituciones extranjeras. Venezuela, España,México y los Estados Unidos pusieron a disposición de los necesitados, significativas cantidades de donaciones en alimentos, medicinas, ropa, techo y muchos otros bienes necesarios.

  • Número 23 - Marzo 2002
    Núm. 23 (2002)

    Las noticias de la prensa eran claras: las autoridades migratorias de Suecia habían tomado la decisión de deportar a su país de origen a más de 600 salvadoreños que, supuestamente engañados por unas agencias de viajes, decidieron enrumbar hacia ese lejano país en el pasado año 2001, en busca de la esperanza.

    Un supusto programa de inmigración y residencia legal fue el anzuelo para inducir a muchos a correr la aventura; vendieron sus pocas pertenencias: casas, automóviles, muebles y enseres domésticos para financiar el sueño; al final la cruda realidad en las palabras del señor Hans Magnusson, encargado de negocios de la Embajada de Suecia en Guatemala: "No van a recibir permiso de residencia, ni permiso de trabajo, van a tener que regresar.

    En los días posteriores a las primeras noticias, y luego de las declaraciones de funcionarios de Cancillería, especialmente la Ministra de Relaciones Exteriores, de que se iban a buscar fórmulas para evitar la deportación, la respuesta de la Cancillería sueca era contunden: los salvadoreños todos serían deportados. No había ninguna alternativa, ninguna posibilidad.

  • Número 22 - Enero 2002
    Núm. 22 (2002)

    La llegada del Nuevo Milenio fue campo fértil para generar muchas expectativas; como era de esperar abundaron las profecías milenaristas sobre inmediatas catástrofes, y muchas sectas religiosas, apocalípticas y turbulentas, rayanas en el fanatismo alertaron a sus fieles a prepararse para el casi inmediato juicio final.

    En otros calderos, los llamados de reflexión para revertir las tendencias perniciosas de la globalización y la injusticia que condena a la pobreza a un cada vez mayor número de seres humanos se hicieron oír en los lujosos y alfombrados recintos de poderosas instituciones que determinan con sus decisiones la suerte de países, regiones y millones de habitantes.

51 - 65 de 65 elementos << < 1 2 3 4 5 > >>